Aplicando pioneras metodologías de Machine Learning en nuestro software, conseguimos que el propio software sea capaz de generalizar comportamientos del proceso productivo, buscando las condiciones optimas de fabricación.

Con ello se consigue un ahorro de costes (menor cantidad de descartes, menor energía de procesamiento) y un aumento de la productividad (fabricar más en menos tiempo).